Los campos de concentración de Castro
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Soy el mayor delincuente del mundo

Soy el mayor delincuente del mundo
Testimonio de RENE MONTES DE OCA MARTIJA
Bitácora Cubana, 10 de abril de 2006 – Prisión Cerámica Roja – Camagüey
(Payo Libre.com)

El 27 de marzo del año en curso, entre la una y las 4 de la tarde
aproximadamente, una trabajadora social y un miembro de la seguridad del
estado me entrevistaron en una supuesta encuesta.

Me dieron la impresión de que me estaban tomando un video con cámaras
ocultas para presentarlo como supuesta evidencia en la próxima cumbre de
derechos humanos en las Naciones Unidas. La joven me pregunta que qué me
motivó a ser opositor. Yo le expresé que fui marginado desde niño, que
con apenas 8 años de edad era proyectado contra las pizarras de las
escuelas, única y exclusivamente porque mi mamá era cristiana y los
fines de semanas yo visitaba personas cristianas con ella. También
porque procedía de una familia de ex presos políticos y personas que no
estaban de acuerdo con el proyecto de la línea oficialista.

También le expresé que me desaprobaron el primer año de la secundaria
por la asignatura de educación física porque las notas escritas fueron
sobresalientes. También le dije que había causado baja del Servicio
Militar Obligatorio por mi simple convicción ideológica, es decir, por
haber expresado que yo tenía muy buen criterio de los cristianos. Dije
con respecto a la juventud de los países capitalistas que suponía que
había personas buenas como en todas partes del mundo. Por otra parte que
no aceptaba misiones internacionalistas, que no era comunista, pero que
sí me consideraba un revolucionario. Supuestamente ellos plasmaron en
ese documento que debía ser afectaciones psicológicas; comenzaron desde
ese momento a chantajearme y a usar métodos coercitivos para doblegarme;
por parte de la policía nacional revolucionaria y el departamento de la
seguridad del estado en la localidad de Vueltas, en la provincia Villa
Clara, donde nací.

Debo decir que posteriormente la farsa electoral en aquellos años fui
citado para ir a votaciones y me negué, en virtud a ello se recrudece la
represión oficialista contra mi persona. Me destierran en octubre de
1984, de mi provincia de origen. Ya en ciudad de La Habana me niegan el
derecho a trabajar porque no pertenezco a organizaciones políticas y de
masas. En 1987 le dirijo una carta al señor Fidel Castro solicitándole
trabajo pero por derecho no cambiando mis ideas para trabajar.

Soy detenido, perseguido y sufro varias prisiones injustas donde se me
ha vinculado con presuntos delitos comunes para desacreditarme. Es muy
lamentable que precisamente el gobierno de Cuba para dar carácter legal
al crimen use a los tribunales vigentes en el país que responden a los
intereses de los que ostentan el poder. Soy sometido a golpizas,
maltratos y chantajes, al robo por parte de las autoridades carcelarias
y de presos al servicio de la policía política.

Mi hijo fue golpeado salvajemente en cinco ocasiones por hijos de altos
oficiales del MININT de Cuba, en San Agustín, La Lisa, Ciudad de La
Habana, entre el año 1993 y el año 1999. Según “Osvaldo”, oficial de la
seguridad del estado, estas golpizas estaban justificadas porque era
hijo de un contrarrevolucionario, entiéndase, defensor de los derechos
humanos, que es quien le habla.

Además de ello, me fue transmitida la hepatitis B, de forma intencional
por un oficial del Ministerio del Interior, cirujano, que se desempeñaba
en el sanatorio del Combinado del Este, cuando fui transfundido en dos
ocasiones después de ser intervenido quirúrgicamente de apendicitis
posterior a 18 días en huelga de hambre en ese recinto penitenciario.

Debo exponer que la asistencia médica en Cuba le ha sido denegada a mi
hijo que padece de una escoliosis y de hidrocele desde la edad de 5
años. A mi mamá, Maria Martija Hernández, que padece de una narcolepsia,
enfermedad para la cual no ha tenido un tratamiento adecuado porque no
es turista internacional, ni es una alta representante del gobierno de Cuba.

Mi hermana, Belkis Montes de Oca Martija, fue violada el 7 de octubre
por Henry López Domínguez, quien fue puesto en libertad horas después, a
pesar de que medicina legal había decretado la violación y las lesiones
en la vagina de mi hermana, sencillamente porque el carpeta que se
encontraba trabajando en ese momento en la unidad del Guajay, en
Boyeros, Ciudad de La Habana, le preguntó a mi hermana que por qué yo,
René Montes de oca Martija, no me había presentado en el lugar. Ella le
dijo: “¿para qué, para crearme una situación y vincularme a mí entonces
por presuntos delitos comunes?”.

Además de ello, Omar y Braulio, oficiales de la seguridad del estado,
también por orientación de la dirección nacional del país, le robaron
los documentos oficiales, el expediente de la vivienda, a mi esposa
Esther Germán Valdés, que se encontraba en tramites de convalidación en
las oficinas de la dirección de la vivienda, en Santiago de las Vegas,
en el municipio de Boyeros; también debemos señalar que con el propósito
de separarnos y doblegarme a mí muy particularmente. Debo decir también
que en estos momentos sus documentos permanecen desaparecidos.

Estoy preso después que me propiciaron una golpiza en la Plaza Cívica
José Martí, en Ciudad de La Habana, donde participó Cazabón, alta
oficialidad de la seguridad del estado de Cuba y trabajadores del comité
central directamente.

Yo le dije también a la trabajadora social que si el recitar los versos
sencillos de José Martí, si cantar el himno nacional y si elevar
nuestras plegarias por todas las almas que se han perdido en el Estrecho
de la Florida, incluyendo los 37 niños y mujeres que fueron asesinados
por las tropas guardafronteras cubanas, es ser delincuente, yo soy el
mayor delincuente del mundo, y de lo cual no me arrepiento

También, posteriormente la joven me pregunta sobre la situación del
penal. Yo le dije que realmente no hay voluntad política, real ni
humana, para resolver los problemas del preso en Cuba. Primero, porque,
en mi caso específico, me robaron mis medicamentos y realmente el
estado, según ellos, no tiene suficiente medicamentos en la unidad
penitenciaria. Mi familia me los trae y posteriormente me lo roban.
También me trajeron un colchón. Estoy durmiendo sobre un colchón de
nylon que está rellenado con hierba, porque sencillamente me negaron el
derecho a que mi familia me pasara el colchón.

También la joven me hizo referencia a la comida especial que
supuestamente daban dos veces mensuales en las prisiones y en eso el
oficial de la seguridad del estado interviene y dice que es producto de
la batalla de ideas, que es un beneficio que le da Fidel Castro a los
reclusos cubanos. Yo le dije que eso no se corresponde con la verdad,
porque es una asignación que hace las Naciones Unidas para los presos de
los países pobres. Ella me dijo: “ah, pues yo pensaba que era
directamente entregado por el gobierno de Cuba para beneficiar a los
presos”. También debo exponer que ella me habla del presunto bloqueo
norteamericano contra el gobierno de Cuba. Yo le dije que era
simplemente un embargo porque Cuba había comercializado
por más de 30
años con Europa del Este, beneficiado por el CAME (Consejo de Ayuda
Mutua Económica), donde le era entregado más de cinco mil millones de
dólares anuales, por diferentes conceptos, por supuesto.

Aunque no hice mención directamente todos sabemos que fue a cambio de
propagar el comunismo por América y otros continentes, donde murieron
miles de niños cubanos en servicio del comunismo internacional,
cumpliendo “misión internacionalista”.

También les expliqué que cómo se entendía el supuesto bloqueo cuando en
el 2005 la comunidad europea entregó a Cuba 1.6 millones de dólares en
ayuda económica, ¿o eso también será parte de la batalla de ideas del
comandante contra la disidencia pacífica, es decir, este dinero, en
virtud de qué lo están usando?

Y entonces me preguntaron qué pensaba hacer cuando saliera de la
prisión. Le dije que no sería un profeta y no puedo predecir el futuro,
pero lo que está bien claro es que no claudicaré jamás ante mis victimarios.

Me preguntaron que si pensaba irme del país. Le dije que era un tema muy
importante, y le contesté que llevo 18 años insertado en los derechos
humanos y si mi objetivo prioritario fuera irme de Cuba, hubiese
accedido a los chantajes de Fidel Castro y la Sección 21, pues estoy
visado desde el 24 de mayo de 2004, es decir, no hubiese participado en
más actividades para que me vendieran la tarjeta blanca (permiso de
salida de Cuba). Además, en Cuba hay decenas de personas visadas para
viajar a los Estados Unidos y el régimen de Cuba no les permite salir, a
pesar de que las autoridades cubanas dicen que los Estados Unidos de
América no cumple los acuerdos migratorios.

Por otra parte le dije que la golpiza que me habían propinado no fue en
las prisiones de Camagüey, o en los montes de Oriente, fue directamente
en la Plaza Cívica José Martí (Plaza de la Revolución), reitero, en
Ciudad de La Habana, por orden de la máxima dirección del país. Yo soy
prisionero personal de Fidel Castro y la Sección 21, y que
particularmente no soy de los que creen en la teoría de que los excesos
del poder en Cuba son hechos casuales o errores aislados: todo lo que
sucede en Cuba constituye hechos concebido, premeditado y orientado por
la máxima dirección del país.

El 80% de la población de Cuba es propiciada por el mismo régimen
actual, le enfaticé, por la centralización económica, política y social
por la falta de libertad. Me preguntó al final por mi hijo, por mi mamá,
papá, hermanas, sobrinos y hermanos, respecto a mi situación emocional.
Le dije que qué le podía decir en un país donde nos habían robado todas
nuestras libertades.

Hoy hago un llamado de alerta a la opinión pública internacional porque
toda esta labor es con el objetivo de presentar un video manipulado en
las Naciones Unidas. Además quiero pedir a mi mamá, y el resto de mi
familia que la asistencia médica que le han denegado hasta hoy no la
acepten para que los castristas no puedan usarlos como conejillos de
indias para su juego politiquero ante la opinión pública internacional.
No le acepten entrevista si no está presente la prensa extranjera.
Recuerden que el sistema totalitario de Cuba está haciendo grandes
maniobras con el fin de ser exonerada de culpa en las Naciones Unidas el
próximo (este) mes de abril.

Finalmente le dejé bien establecido a la joven y al oficial de la
seguridad del estado que estoy preso y ni excesos de sanción ni
represión ni muerte me doblegarán mis principios. Estoy en mis plenas
facultades psíquicas, y no acepto ser trasladado a hospitales
psiquiátricos, ni estoy dispuesto a someterme a ningún tratamiento de
esa índole. Ni mi esposa, ni mi familia aún, tienen facultad para
aceptar, y mucho menos para aprobar tal proposición.

Sobre la religión le expresé que el régimen de Cuba la absorbió como lo
hizo Roma en su tiempo para ponerla al servicio del estado, y no para
poner al hombre al servicio de Cristo. Le expuse por ejemplo el caso de
101 Casa Culto de Oración cerradas en Camagüey en 1995, cuando fue
encarcelado Orson Vila, presidente de la Iglesia Pentecostal de Cuba,
por negarse a cerrar su Casa Culto de Oración. Hubiese también podido
haber hecho mención de más del 70% de los líderes cristianos que fueron
expulsados de Cuba a principio de los 60, el encarcelamiento injusto en
la UMAP de Jaime Ortega y Alamino, de Oswaldo Payá Sardiñas y otros
muchos cristianos.

http://www.bitacoracubana.com/desdecuba/portada2.php?id=1781

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *