Los campos de concentración de Castro
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

La revolucion asexual

Posted on Mon, May. 08, 2006

La revolución asexual
GINA MONTANER

Se me escapó una risa silenciosa cuando vi el cable de la agencia de
prensa: el gobierno cubano daba luz verde al tabú de la homosexualidad
por medio de una telenovela. Un día antes hasta los pesados de la Mesa
Redonda (ese programa que diariamente flagela a los televidentes con
sandeces que obsesionan a Castro) se dedicaron a discutir el contenido
de El lado oculto de la luna como si se tratara de algo novedoso. Lo
menos que pude hacer fue reírme de esa pandilla de desfasados que
parecen no haberse enterado de que en Occidente ya se celebran bodas
gays y los políticos y figuras públicas viven abiertamente su
sexualidad. La que sea.

En el culebrón de marras que ha elaborado la factory estatal de la
dictadura castrista, hay personajes que son gays y algunos padecen sida.
Como si se tratara de una inmensa escuelita en forma de isla, a estas
alturas de la revolución sexual los preceptores del catecismo castrista
le anuncian a la población que ahora sí se puede ser tolerante con los
homosexuales. Que ya acabó el largo periodo especial de estos
”antisociales”. Parias. Escoria que sacaron a puntapiés por el puerto
de Mariel aquel infame verano de 1980. Cuando Reinaldo Arenas arribó a
Miami y ya nunca cesó de contar la barbarie de los machos de la
revolución. Obsesionados con purgar a los gays. Fascistas disfrazados de
verde olivo y boinas ”cheguevarianas”. Barbudos con mentalidad de
monjas ursulinas, dispuestos a construir gulags donde encerrar a los
”mariquitas”. Esa plaga sensible y rosa que debilitaba el pulso
ultratestosterónico de una sociedad que siempre ha sido patéticamente
machista y homófoba.

Como si se tratara de reuniones Avon o Tupperware, congregan a la
población en torno a los televisores para anunciar que ya pueden
”poner” un gay en sus vidas. Después de todo, fue una exageración
encerrarlos en la UMAP, expulsarlos de las universidades, perseguirlos
con saña. Los colores del arco iris han llegado a una Cuba vetusta. Con
unos dirigentes arterioscleróticos que nunca han visto la inteligente
serie norteamericana Will & Grace. O la divertidísima Soap. O cualquier
película de Almodóvar. Tan a años luz de la delicada y certera Brokeback
Mountain. La triste crónica de un amor prohibido hace años en la América
profunda de los vaqueros y los rodeos. Una mirada atrás desde el
presente luminoso de una sociedad en la que los derechos civiles de los
gays y otras minorías se han ganado a pulso en el espacio que confiere
la libertad. Libertad. Esa es la palabra prohibida de todas las mesas
redondas. De todos los actos de repudio. De todo el dolor que se llevó a
la tumba el denostado Virgilio Piñera. Los cubanos nunca han podido ver
el documental Conducta impropia, del recordado Néstor Almendros. Todos
los días antes que anochezca. Las amargas memorias de Reinaldo Arenas.
Poco antes de morir de sida. Se fue de este mundo sin perdonar a quienes
lo amordazaron en Cuba. Los mismos que ahora juegan a sexólogos
”modernos” del colectivo encerrado. Se ve que nunca leyeron el Informe
Kinsey. Da risa. A estas alturas de la revolución sexual.

Hace unos años Castro y sus boys nos quisieron dar gato por fresas y
chocolate. Que si era una película con aliento aperturista. Aquello
quedó en halitosis cuando el director dijo en España que insultar a
Castro era insultar a Cuba. Fue una tournée de consumo para los progres
del mundo. Que quisieron ver la nata entre las fresas y el chocolate.
Pero la guinda oculta era lo que nunca contaron: los campos de
concentración, los miedos de Lezama Lima, los mea culpa y las
humillaciones. El tufo rancio de la dictadura castrista.

Castro y sus boys ni siquiera han llegado a la Era de Acuario. Su
mentalidad y su estética es reaccionaria y mojigata. Ahora van y nos
dicen que, después de todo, ser gay no es tan malo y se puede hablar de
ello en los ejercicios espirituales de las mesas insidiosas. Son como un
remake malo de un filme de los setenta. Casposa y polvorienta. Esta
revolución. Asexual.

http://www.miami.com/mld/elnuevo/news/opinion/14525028.htm

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *