Los campos de concentración de Castro
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Buscando en el baul de Karina

Buscando en el baúl de Karina
Shelyn Rojas
Bitácora Cubana, 11 de diciembre de 2006 – La Habana

Karina fue uno de los gays en la isla que en la época de los 70 decidió
expresar su homosexualidad, sin temor. Se sentía seguro de lo que
quería, no le importaba lo que dijeran.

Vivía en el reparto capitalino Santos Suárez. Nunca supe su nombre
oficial. Todos lo llamaban así, Karina, como la cantante pop española
que buscaba en el baúl de los recuerdos.

Era un joven insolentemente bien parecido. Un ángel andrógino. No pasaba
de los treinta años.

Desde horas tempranas, Karina acostumbraba a pasearse por el barrio en
chancletas de mujer y pantalones cortos. Con su sensual caminar exhibía
sus pantorrillas bien definidas y afeitadas. Su maquillaje era
provocativo. Llevaba marcado el colorete y la rubia melena larga.

Saludaba con afectividad a todos los vecinos. Nunca escuché comentarios
de faltas de respetos por parte de Karina.

Por las tardes, se sentaba en la esquina de la bodega del barrio. Ahí
pasaba largas horas conversando con sus vecinos.

Aún así, Karina estaba fuera de su entorno.

Fue detenido en varias ocasiones, por homosexual. No escapó de la
represión. Comentó una vez en sus tertulias, que en los años 60 había
sido condenado a tres años de servicios en las Unidades Militares de
Ayuda a la Producción (UMAP). Lo acusaron de exhibicionismo ostentoso y
escándalo público.

En la UMAP recluían a los jóvenes por el simple hecho de pensar
diferente o no encajar en los esquemas del gobierno. Esta era una forma
de “condena a la cárcel”. Era similar a los campos de concentración
nazis. Con los gay el trato era peor. No eran personas. Eran “pájaros”.

A Karina, cuando volvió de la UMAP, le negaron el derecho de continuar
los estudios. Tampoco encontró trabajo dentro de esta “sociedad”.

Muchas noches sentí pasos por el techo de mi casa. Al asomarme, era
Karina. Con una sonrisa, llevaba su dedo a la boca para pedirme que
hiciera silencio. Trataba de escapar de la policía, quizás alguna redada
que estaba evitando o un efebo que lo esperaba.

Aún así se mantuvo firme en sus preferencias. Karina soportó y cumplió
su sanción.

Llegó el año 1980 y junto a él la ola migratoria del Mariel. Karina, fue
sacado de su casa por las autoridades del gobierno y trasladado hasta el
Mariel. No supe más de él.

El gobierno se vio obligado a desaparecer la UMAP en 1968 por el
escándalo que se produjo en el extranjero a partir de los suicidios y
mutilaciones que los jóvenes recluidos cometían por tratar de salir de allí.

No supe más de Karina. Unos dicen en el barrio que murió de SIDA en New
York. Otros dicen que se operó y que baila a go- gó en Los Ángeles

A pesar de los años transcurridos, de la Dra. Mariela Castro y de alguna
telenovela polémica, el gobierno continúa discriminando a los gays en
una forma más sutil pero real.

Shelyn2005@hotmail.com

http://www.bitacoracubana.com/desdecuba/portada2.php?id=3512

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *