Los campos de concentración de Castro
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Propaganda y expediciones

Propaganda y expediciones

Juan González Febles

LA HABANA, Cuba, mayo (www.cubanet.org) – Silvio Rodríguez, el cantautor
oficial concluyó su gira promocional por las prisiones de la Isla. La
tournée que fue bautizada Expedición, la llevó adelante con un grupo de
artistas e intelectuales al servicio del régimen. Silvio Rodríguez está
entre los pocos que en Cuba poseen cuentas de ahorro en bancos
extranjeros. Vive como los que detentan el poder, y de acuerdo con el
sistema electoral cubano, hubo quienes votaron para que cuente con un
asiento en el Parlamento. Es alguien que acostumbra a decir si al poder,
en todas las ocasiones.

Sobre el nombre con que fue bautizada la gira, algunos especulan que se
debió a que efectivamente fue un descenso al inframundo. Una Expedición
a los círculos más presentables del infierno carcelario castrista.

Rodríguez arrastró en su empresa a su esposa (una joven y talentosa
flautista) al complaciente Amaury Pérez Vidal, a otros trovadores, a un
premio nacional de literatura, artistas plásticos de éxito político y
comercial, y por supuesto, un comisario de la confianza de los rectores
de las prisiones. Este cometido lo llenó Vicente Feliú, quien se dedica
a cantar y componer, aunque no lo haga muy bien.

Rodríguez se une al esfuerzo por crearle una imagen potable a Raúl
Castro y a su régimen. No olvidar que se hizo cómplice de uno de los más
horrendos crímenes de odio cometidos en la era de Fidel Castro.
Rodríguez, junto a un nutrido grupo de artistas e intelectuales, dio su
espaldarazo al fusilamiento de tres jóvenes negros que secuestraron de
forma incruenta una embarcación en la Primavera Negra de 2003.

Entre los grados de culpabilidad por este crimen se cuentan los que
respaldaron el hecho consumado con declaraciones y fanfarrias y los que
lo sancionaron desde sus poltronas en el Consejo de Estado.

Rodríguez parece haber comprendido que no tiene marcha atrás. Una cosa
es hacerse el gracioso y decir una broma con mayor o menor acierto, como
acostumbra su colega Amaury, y otra muy distinta ser parte de uno o
varios crímenes, en forma pública y ostensible.

El régimen cubano realiza un esfuerzo notable por lavar la cara de Raúl
Castro. Durante aquella comedia bufa conocida como 'tormenta de los
e-mail', sus promotores se cuidaron mucho de no aclarar que las UMAP
(Unidades Militares de Ayuda a la Producción) estaban subordinadas al
Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y no al Ministerio del
Interior.

Cada abuso cometido en las UMAP, está cargado a la cuenta de Raúl
Castro, quien fuera en aquel y otros muchos entonces el jefe de aquellas
Fuerzas Armadas. Los responsables máximos de aquel crimen fueron en
primer lugar Fidel Castro que lo ordenó y Raúl Castro que lo ejecutó con
su proverbial sentido de la disciplina y la organización.

Raúl Castro es el responsable por excelencia del derribo de avionetas
civiles norteamericanas en espacio aéreo internacional, está sindicado
como parte de operaciones de narcotráfico por agencias policiales
extranjeras, de balseros hundidos con sacos de arena y muertos por la
Fuerza Aérea Revolucionaria, de ejecuciones extra judiciales en los
primeros años del régimen y de múltiples crímenes a escala incluso
internacional.

Aunque la Unión Europea, El Vaticano, la izquierda europea, la izquierda
liberal de los Estados Unidos y algunos duros de los exilios se hayan
decantado a su favor, les toca a los intelectuales de adentro hacer lo
adecuado por lavar la imagen de la sucesión y del sucesor dinástico.

Silvio Rodríguez es un ejemplo claro de oportunismo y buena suerte.
Dotado de un talento innegable y con el carisma prestado por la oleada
inconformista de los años 60, desde aquellos tiempos subió hasta la cima
sorteando la ira y la mala sangre de muchos comisarios, hoy felizmente
defenestrados. Luego de negar haber estado en las UMAP, sí estuvo de
castigo en una larga travesía en el Playa Girón, uno de los barcos de la
Flota Cubana de Pesca.

Aquellos pescadores se encargaron del primer adiestramiento y del primer
choque atenuado del cantautor con el poder. Luego todo se inclinaría a
su favor.

http://www.cubanet.org/CNews/y08/may08/20cronica_5.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *