Los campos de concentración de Castro
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Ahora que ya no es malo ser gay

Ahora que ya no es malo ser gay

Luis Cino

LA HABANA, Cuba, julio (www.cubanet.org) – La estatua de Johann Strauss
no regresó al parque de Línea y 11, en El Vedado, pero los gays ya están
de vuelta. Comparten el parque con los freakies, las jineteras y los
borrachos del bar Cristal.

La estatua, violín en mano, del austriaco de los valses inmortales, fue
donada a La Habana por el ayuntamiento de Viena. Se irguió en el
céntrico parque durante dos años. Desapareció una madrugada del verano
de 2004. Se partió por los tobillos cuando trataron de arrancarla. Sólo
quedaron los zapatones atornillados al pedestal. Los ladrones pensaron
que la estatua estaba hecha de oro. Resultó que era dorada, pero de
plástico.

La policía investigó, pero la estatua nunca apareció. En las pesquisas,
los principales sospechosos fueron, no podían ser otros, los freakies y
los gays. Por un tiempo, desaparecieron del parque.

Los freakies, tatuados, con piercings en el rostro y camisetas negras de
Marilyn Manson o Megadeth, regresaron a los pocos meses. Los gays,
asustados por las amenazas y los malos modales de los ásperos policías
orientales que velan "por el orden y la tranquilidad ciudadana" en El
Vedado, demoraron años en volver. Necesitaron que Mariela Castro y el
CENESEX garantizaran que "la diversidad sexual es la norma".

Ahora, homosexuales de ambos sexos predominan en el parque por las
noches. Rivalizan con las jineteras por el espacio y la clientela. Hay
clientes para todos los gustos y tarifas. Los freakies empiezan a irse
con su heavy metal a otra parte.

Pero la policía no cambió sus modales ni deja de hostigar a los gays.
Peor aún si son travestis. Les exigen sus documentos de identidad y los
echan del parque. Afirman que no es porque sean gays. "Dice el
gobierno que ya eso no es malo", escuché decir a un oficial de acento
cantarín. Ahora los acusan de acosar a los turistas extranjeros, tanto o
más que las jineteras.

Frente al edificio de la agencia Fiat, en el Malecón, también solían
reunirse los gays habaneros. La policía les declaró la guerra. Los
acusaron de escándalo público, alteración del orden y acoso a los
turistas. Las redadas policiales los han hecho abandonar el lugar y
emigrar varios cientos de metros a la derecha. Ahora se reúnen, para
socializar, por los alrededores de Línea y M. Algunos bautizaron la
cascada del Hotel Nacional como "la fuente del deseo".

Dicen que el sitio tiene más clase que los parques La Fraternidad y El
Curita, en la bravía Centro Habana. Incluso más que el nuevo paraíso
gay: Mi Cayito, una franja de playa en Santa María del Mar, al este de
la capital, que sustituyó a la inhóspita y contaminada Playa del Chivo.

Mariela Castro ya anunció que se comenzará a reeducar a los miembros de
la PNR en el respeto a la diversidad sexual. Luego de la cruzada del
CENESEX contra la homofobia, los cubanos de a pie, con mayor o menor
reticencia, empiezan a vencer sus prejuicios contra los homosexuales.
Son machistas por tradición, pero después de todo, no fueron ellos
precisamente los que idearon las UMAP ni ordenaron las "recogidas de locas".

"Últimamente, en todas las novelas y series de la televisión, lo mismo
en las cubanas que en las extranjeras, hay historias de homosexuales",
dice Iris, una jubilada de 60 años. "Antes no se veían".

Joel, de 35 años, admite que ya no es tan homofóbico. Al menos no tanto
como unos años atrás. Botea con un "almendrón" del año 57. Ahora que
mejoró el transporte público en la capital, la madrugada es el mejor
momento para botear. Aparte de las jineteras, la mayoría de los que
transporta son gays. A veces ni se sabe a ciencia cierta qué son.

-¿Y tú qué coño eres? ¿Gay, jinetera, travesti o puta? -les pregunta a
veces, medio en broma, medio en serio, no porque le interese demasiado,
sino para evitar confusiones, cuando recoge "a alguien raro" en Línea,
el Malecón o Avenida de Los Presidentes.

"El Vedado está del carajo, uno no sabe qué puede pasar por el camino.
Si pasa algo y me enredo, que sea con una mujer y con condón", me dice.

A veces andan con extranjeros. Casi siempre son hombres mayores. Pagan
bien, especialmente si el viaje es largo. Los suele llevar a casas de
fiestas (las llaman "fiestas house"), generalmente en las afueras de la
ciudad. "Hay una casa entre Calabazar y el Parque Lenin que es famosa
por sus fiestas de gays", dice el chofer.

Joel habla poco y no averigua. "Tampoco les doy confianza", explica.
Sólo le preocupa que no lleven en su carro marihuana, anfetaminas o
cualquier otra droga. Si registran, no quiere problemas con la policía.
Lo demás, no es asunto suyo.

Luicino2004@yahoo.com

http://www.cubanet.org/CNews/y08/julio08/16cronica1.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *