Los campos de concentración de Castro
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Mea culpa de Fidel Castro sobre homosexuales reabre heridas

'Mea culpa' de Fidel Castro sobre homosexuales reabre heridas
Jueves 16 de Septiembre de 2010 17:43 Agencias

El "mea culpa" de Fidel Castro por la marginación de homosexuales en los
60 reabrió un capítulo oscuro de la revolución cubana: 'Sisi' puede
ahora sacarse las cejas sin ir presa y la hija del general impulsa la
unión de gays, pero en esos años eran arrinconados, iban a campos de
trabajo y al exilio.

La reciente entrevista con el diario mexicano La Jornada, en la que
Castro reconoció esa época como de "gran injusticia", sorprendió a
seguidores y adversarios, generó reacciones encontradas en la comunidad
homosexual y agitó el debate sobre la tolerancia en la Isla comunista.

Las polémicas Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), que
entre 1965 y 1968 recluyeron a cientos de homosexuales, religiosos y a
otros vistos como incapaces de encarnar el modelo del "revolucionario",
son cosa del pasado, pero marcaron vidas y golpearon la imagen de la
revolución, al ser comparadas con "campos de concentración" por
organismos internacionales.

Por ahí pasaron figuras como el trovador Pablo Milanés o el cardenal
Jaime Ortega. Aunque las UMAP son el emblema de la marginación de los
homosexuales en Cuba, la homofobia institucional alcanzó los años 70 y
80. Obras de prestigiosos escritores como Virgilio Piñera y Reinaldo
Arenas desaparecieron de librerías y editoriales por ser gays.

"Cumplí seis meses preso por sacarme las cejas. En ese tiempo detectaban
que eras homosexual, por ignorancia se veía como aberración y hubo
barbaridades. Así que aplaudo al Comandante", dice Francisco García
(Sisi), de 45 años.

Alberto González, de 67 años, recuerda cómo por ser bautista fue
considerado "lacra social", separado de su novia y su familia y sometido
en las UMAP a trabajos duros en campos alambrados y vigilados por
soldados armados.

"Una etapa sombría, dolorosa, frustrante, que conmocionó mi vida. Mi
padre era comunista y lo justificaba. Sufrí, pero no me arrepiento de
haberme quedado en Cuba. Siempre hay tiempo para reconocer errores.
Fidel hizo una valiosa reivindicación histórica", asegura.

Unos eran citados por las autoridades y llevados a las UMAP sin
explicación, otros recogidos en redadas; y muchos sufrieron tratos
humillantes, narra a la AFP el pastor en su casa del barrio 10 de Octubre.

"Si alguien es responsable, soy yo (…); en esos momentos no me podía
ocupar de ese asunto… Me encontraba inmerso, principalmente, en la
Crisis de Octubre (1962), de la guerra, de las cuestiones políticas",
dijo Castro a La Jornada.

Para el presidente de la Fundación LGBT Reinaldo Arenas, crítica del
gobierno, Aliomar Janjaker, de 33 años, la aceptación lo indigna.
"¿Quién subsana el sufrimiento?", cuestiona.

Aliomar lleva en su bolsillo la copia de una entrevista de 1965 en la
que Castro dice creer que "una desviación de esa naturaleza
(homosexualidad) choca con" lo que "debe ser" un "verdadero
revolucionario" y "militante comunista".

Ahora su sobrina Mariela, hija de Raúl Castro, lidera campañas contra la
homofobia, pidió al Partido Comunista el cese de la discriminación
homosexual en sus filas e impulsa la unión gay, tras lograr la
aprobación en 2008 de las cirugías de cambio de sexo.

"En Cuba discutimos nuestros problemas para avanzar y superarlos",
declaró Mariela Castro, directora del Centro Nacional de Educación
Sexual (CENESEX), hace unos días en una gira por Europa.

Para el investigador homosexual Tomás Fernández, se trató de "excesos"
que cometen los procesos revolucionarios y cree que "sin pedir
guillotina, no hay que olvidar, para que esos errores no se vuelvan a
cometer".

Fresa y Chocolate, el famoso filme de Tomás Gutiérrez Alea, de 1993,
sensibilizó a la población. Diecisiete años después, En el cuerpo
equivocado, documental de un transexual operado, estremeció a la Cuba
machista.

'Charlimar', de 23 años, cumplió hace poco su sueño de cantar en el
primer show travesti en las calles ante 2.000 personas. Mario Delgado,
de 29, afirma que fue expulsado de la Universidad por organizar el
'Mister Gay': "La disculpa de Fidel no es nada mientras la policía no
deje de perseguirnos".

"Un gesto tardío, pero valiente y necesario porque aún hay que avanzar
más", dice un exitoso bailarín cubano, quien insiste en que su nombre no
sea mencionado.

http://www.diariodecuba.net/cuba/81-cuba/3229-mea-culpa-de-fidel-castro-sobre-homosexuales-reabre-heridas.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *