Los campos de concentración de Castro
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Las nuevas tergiversaciones

Las nuevas tergiversaciones

Jueves, 17 de Mayo de 2012 11:43

Escrito por Juan Gonzalez Febles

mariela-castroCuba actualidad, Lawton, La Habana, (PD) En ocasiones

tratar de colocar piezas en su lugar o eventos dentro del contexto que

mejor les acomoda, no resulta fácil.

La última jornada contra la homofobia llevada adelante por Cenesex y por

su emblemática primera figura, la Dra. Mariela Castro Espín, simplemente

confunde.

Vi la foto tomada en que Mariela sostiene un cartel que decía

textualmente: "Obama give me 5" en medio de una alegre pachanga gay y

traté sin conseguirlo de ubicar este asunto en el contexto adecuado.

Como Cenesex se ocupa de los escaparates y la forma para salir de ellos,

quizás alguno entre los llamados cinco héroes o los cinco, ¡quién sabe!

decidió salir del closet o está en el dramático trance de tomar alguna

decisión en este sentido. Como sea, estoy a favor de la diversidad y si

en las condiciones difíciles que se agenciaron cuando fueron a espiar

allá, alguno cambió, nadie tiene derecho a cuestionar esa decisión que

respeto. Nunca me simpatizaron en el rol de espías y menos como

represores enmascarados del Ministerio del Interior. Sobre esta nueva

faceta, solo quiero expresar mi respeto por la diversidad y ya.

Uno de los participantes en el encuentro afirmó que se trató de, "…una

cirugía política para lavar las culpas del poder verde olivo, donde los

autores intelectuales de cada una de las humillaciones que ha sufrido y

sufre nuestra comunidad aún les habita la arrogancia de no someterse a

la disculpa pública". Todo parece indicar que verdaderamente se trata de

esto. Pero también resulta sumamente simplista colocar a uno de los

horrores más emblemáticos del castrismo como fueron las tristemente

célebres UMAP, como una manifestación de homofobia y nada más.

Las UMAP fueron una aberrante manifestación fascista dirigida contra el

conjunto de la diversidad ciudadana y no solo contra sus manifestaciones

a escala sexual. Tratar de circunscribir este crimen solo a la esfera

sexual, es la tergiversación de moda que lleva adelante en rol

protagónico la Dra. Castro Espín. En las UMAP confluyeron abakuás,

testigos de Jehova, cristianos de todas las denominaciones, jóvenes

amantes del jazz, del rock and roll y una inmensa variopinta muestra de

tipos humanos diversos.

Otra tergiversación consiste en que la mayoría de los participantes o

una parte nada desdeñable entre estos, manifiestan sentirse más cómodos

para hablar bajo la actual administración verdeolivo. Miguel Barnet

luego de leer un poema homoerótico escrito en 1965, se refirió a que

"fue liberado" y por esto, leyó su poema en el marco de una jornada en

que parece perfilarse un culpable y solo uno para todos los horrores:

Fidel Castro Ruz.

En esta etapa inicial de tergiversación de la realidad cubana, la

homofobia y el racismo parecen marchar unidos como temas susceptibles de

ser expuestos sin pagar un alto costo político por ello. Por otra parte,

tanto la alegada lucha contra la corrupción como los errores económicos

a corregir en el marco de la "actualización del modelo económico", son

identificados como frutos amargos de la administración y la prédica de

Fidel Castro.

Nadie dude la gigantesca responsabilidad que el poder omnímodo y

personal de Fidel Castro tiene sobre el perjuicio estructural inferido a

la nación cubana a lo largo de las últimas cinco décadas. Lo peor es que

no hubo ni hay la intención de asumir esta responsabilidad y mucho menos

pedir una disculpa a la nación por los daños políticos, económicos,

sociales y hasta antropológicos causados. Sobre esto sería bueno señalar

que Fidel Castro nunca habría podido hacer lo que hizo sin la

complicidad de sus miñones y sin la irresponsabilidad y el desapego de

sus adversarios de entonces.

Cada orden criminal que hoy los suyos atribuyen en los corrillos a Fidel

Castro, necesitó legiones de hombres viles dispuestos a cumplirla. Estos

hombres viles y dispuestos para cumplir órdenes criminales, son tanto o

más culpables que Fidel Castro. Esto vale, tanto para los juicios y las

ejecuciones sumarias, como para el sufrimiento y el orgullo gay.

Para Cuba actualidad: juan.gonzlezfebles1@gmail.com

http://primaveradigital.org/primavera/component/content/article/117-politica/4122-las-nuevas-tergiversaciones.html

Tags:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *