Los campos de concentración de Castro
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Alerta

Alerta

[24-07-2012]

Julio César Gávez

Periodista independiente exiliado en Madrid

(www.miscelaneasdecuba.net).- Pasada la medianoche el timbre del

teléfono me sobresaltó y me hizo dejar a un lado el libro que tenía

entre mis manos. La noticia que me acababan de dar me impacto. Era algo

inesperado aunque no impensado. Todo estaba dentro del cálculo de las

probabilidades. En más de una ocasión lo habían amenazado de muerte, al

igual que a muchos otros hombres y mujeres disidentes destacados dentro

de la isla.

Los hechos habían ocurrido casi a la hora del Ángelus. Esos momentos en

que el cielo se mezcla de tonos ascendentes y descendentes entre el

ocre, el negro, el oro brillante, el azul marino y el celeste, que se

van extendiendo en lontananza como una alfombra protectora, para

descargar sobre nosotros toda la energía positiva que nos llega desde

las alturas que nos permita acompañar nuestros sueños terrenales.

Volví a preguntar por los hechos que me acababan de informar. Me

reafirmaron la noticia.

La última vez que hablé frente a frente con él, fue al finalizar una

conferencia de prensa en casa de Elizardo Sánchez, poco antes de los

arrestos de la Primavera Negra del 2003. Conversamos de diversas cosas

en el poco tiempo del que ambos disponíamos. Como nos habíamos conocido

en 1968, cuando a bordo de un tren Carahata, camino de Camagüey,

custodiados por soldados y milicianos armados de metralletas checas y

fusiles R2, nos llevaron a campamentos de trabajo forzados de las

Unidades Militares de Ayuda a la Producción, UMAP, ya en fase de cambio

de nombre pero no de funciones. De los derroteros que la vida nos había

impuesto y de los sueños de futuro a los que aspirábamos. De como es el

día a día de quienes se enfrentan a los regímenes totalitarios e

intransigentes sin detenerse a pensar en los peligros personales que

puedan acechar.

Oswaldo Payá Sardiñas estaba amenazado de muerte.

Recientemente su viejo VW, en que viajaba con su esposa Ofelia y su hijo

varón fue embestido en plena Calzada de Rancho Boyeros, del que salieron

con vida, a pesar de quedar con las cuatro gomas al aire.

Era uno de los líderes principales de la disidencia contra el régimen

totalitario dentro de Cuba. En los últimos tiempos su discurso era más

fuerte y contundente, incluso, hasta con las propias autoridades

eclesiásticas cubanas, que lo habían abandonado en sus proyectos

pacíficos y civilistas por la libertad y la democracia para todos los

cubanos.

Exigir a las autoridades cubanas una verdadera aclaración de los

lamentables hechos que costara la vida a Oswaldo Payá Sardiñas y al

joven Harold Cepero, es justo, necesario y legal, pero es como arar en

el mar conociendo la forma de actuar hipócrita y mentirosa de los

gobernantes cubanos. La investigación se demorará eterna en el tiempo

favoreciendo a quienes fraguaron la forma de eliminarlo.

Payá estorbaba, tanto para los planes de los generales de la

nomenclatura cubana, como para parte de la alta jerarquía de la Iglesia

Católica, quienes veían amenazados sus privilegios y sus prebendas.

Quizá estorbaba a ambos por igual.

Las contradicciones en las informaciones publicadas en la prensa de todo

el mundo acerca del supuesto accidente, solo permite afirmar la total

falta de escrúpulos y respeto por la dignidad y los derechos humanos de

las personas, por parte del régimen de La Habana.

Ahora lo principal es proteger la vida del resto de los líderes de la

oposición interna dentro de Cuba. Ya el régimen pasó de las largas

condenas de prisión contra quienes no comparten criterios a las amenazas

directas, las golpizas en medio de la calle y al asesinato de Estado a

plena luz del día. Son los síntomas de los estertores de la agonía de

una dictadura que desfallece por día. Es el momento de cerrar filas por

encima de criterios personales o partidistas para acabar con el oprobio

y el horror. El pueblo cubano tiene la palabra.

http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=36576

Tags: , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *