Los campos de concentración de Castro
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Ocultar un crimen es cometerlo

Ocultar un crimen es cometerlo

Martes, Agosto 21, 2012 | Por Leannes Imbert

LA HABANA, Cuba, agosto, www.cubanet.org -Me atrevo a asegurar que no

pocas personas, dentro y fuera de Cuba, estarán preguntándose qué hará

Mariela Castro cuando concluya su anunciada investigación sobre las

Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), gulag estalinistas a

la criolla, creados en la Isla, en 1965, para amargarle el futuro a más

de 25 000 cubanos y sus familias.

Tanto esta sexóloga como sus seguidores en el CENESEX y, por supuesto,

los que nos oponemos al gobierno de su padre, sabemos que una

investigación exhaustiva y verdaderamente honesta en torno al tema,

revelará lo que ya no hay manera humana de esconder, aun cuando algunos

de los responsables de aquellos actos de vocación fascista estén ya

muertos, pero otros, continúan vivos y disfrutando de los placeres del

poder.

Lo que verdaderamente mantiene a muchos a la expectativa es lo que

propondrá nuestra "defensora de los derechos de las personas LGBT

(lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros)", para que esos

responsables "asuman su responsabilidad". Sobre todo, en lo referido a

su tío, el máximo culpable, y a su padre, que es el mayor y más fiel

cómplice.

Me pregunto si Mariela Castro tendrá coraje para proponer que se tomen

en cuenta y se cumplan las palabras de su tío, Fidel Castro, el 5 de

abril de 2001, en el Palacio de las Convenciones, cuando dijo: "En

nuestro país no han existido jamás escuadrones de la muerte. Ni un solo

desaparecido, ni un solo asesinato político, ni un solo torturado…

Recórrase el país, pregúntesele al pueblo, búsquese una sola prueba,

demuestre alguien que el Gobierno revolucionario haya ordenado o

tolerado un hecho de ese carácter, y no volveré a ocupar una tribuna

pública".

Tal vez ella pensó que para parecer una fiel e imparcial defensora de

los derechos humanos, bastaba con anunciar al mundo que investigaría

sobre los horrors de las UMAP, para luego, al final de su

"investigación", mostrar sólo algunas pruebas y palabras vanas que

indicaran que su tío y su padre cometieron esos "errors" debido a la

cultura machista del país, y porque estaban pendientes de otras

cuestiones, porque no sabían en esa época que la homosexualidad no era

una enfermedad (¿también creerían que la fe religiosa y la libertad de

expresión y pensamiento lo eran?), y en fin, todas esas ridículas

justificaciones que ha venido esgrimiendo hasta hoy.

Lo que Mariela Castro al parecer no sabe, o prefiere ignorar, es que

aunque a algunas de las víctimas de la política totalitaria y represiva

de esta dictadura les bastaría con que el gobierno reconozca sus errores

y los tomara como punto de partida para la supuesta transformación y la

reconciliación nacional, hay muchas otras víctimas de esos torturadores

de inocentes que no están dispuestas a olvidar, y mucho menos a perdonar.

Además, la investigación que también llevamos a cabo los defensores

independientes de Derechos Humanos, ha desenterrado testimonios y otras

evidencias de que las UMAP no fueron en modo alguno "errors" de la

revolución, sino una de las inhumanas tácticas que utilizó y sigue

utilizando el régimen impuesto por la familia Castro para mantener

amordazados, sometidos y horrorizados a miles de cubanos inocentes y

pacíficos.

Los que sinceramente queremos sacar a la luz todo el horror y los

crímenes mantenidos en secreto durante décadas, no cesaremos hasta

desenmascarar a los culpables y demostrar al mundo que los supuestos

adalides revolucionarios, son en realidad hombres sin escrúpulos, cuyo

único afán siempre ha sido dominar.

No obstante, esperamos impacientes los resultados de la investigación de

Mariela Castro y su equipo, y le recordamos que ocultar un crimen es

cometerlo.

http://www.cubanet.org/articulos/ocultar-un-crimen-es-cometerlo/

Tags: , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *