Los campos de concentración de Castro
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Ministro del Interior no quiere policías gays

Ministro del Interior no quiere policías gays

Martes, Noviembre 6, 2012 | Por Leannes Imbert

Durante una visita a una de las zonas de encuentro gay de la capital -la

esquina de 23 y Malecón-, un oficial de la policía aseguró a esta

reportera que el Ministro del Interior, Abelardo Colomé Ibarra, ha

dejado claro que no se aceptarán gays dentro de la policía, así como en

otros departamentos de este ministerio.

El oficial Yuri, con número de identificación 06146, comentó ante

miembros del Observatorio Cubano de los Derechos de Gays y Lesbianas

(OBCUD LGBT) también presentes en el lugar, que él sabe que Mariela

Castro ha asegurado que ya no hay homofobia dentro de los altos mandos

del Ministerio del Interior (MININT), pero aún así la orden del Ministro

es que no se acepte a ningún gay dentro de la policía. "No se concibe

(en nuestras fuerzas) a un policía que ande acostándose con otros

hombres", dijo el oficial.

En la pasada Conferencia del Partido Comunista, el mandatario cubano,

Raúl Castro, aseguró que se atacarían todas las formas de discriminación

por razones, entre otras, de orientación sexual e identidad de género.

También, la directora del gubernamental Centro Nacional de Educación

Sexual (CENESEX), Mariela Castro, ha asegurado en reiteradas ocasiones

que el Centro, apoyado por el gobierno, ha realizado un trabajo de

sensibilización dentro de la policía nacional, que ha logrado disminuir

los casos de acoso y represión hacia la población LGBT de la isla.

En todo caso, el historial homofóbico de la llamada Revolución sería

difícil de borrar. El radicalismo totalitario llegó incluso a plantar

campos de concentración para homosexuales y "desviados", según la

fraseología de la época, en los años 60. Conocidos como Unidades

Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), estos tipos de gulags

obligaban a trabajos forzosos y recluyeron a infinidad de intelectuales

sin que su dignidad fuera restaurada oficialmente a posteriori.

También, a lo largo de los años y hasta hace muy poco tiempo, los

homosexuales estaban privados de pertenecer a las filas del partido

único (comunista), así como de ocupar puestos directivos de cierta

importancia, salvo raras excepciones.

El gobierno cubano intenta borrar esta huella como parte de las

aperturas que, según Raúl Castro, se están llevando a cabo, por lo que,

además de este tema sensible, acaba de retocar la fastidiosa y

denigrante ley histórica de emigración.

A la vuelta de más de 50 años de totalitarismo, todavía hay muchas

personas afectadas psicológicamente por la marginación institucional en

universidades y escuelas de todo tipo a causa de la orientación sexual.

Sin embargo, en localidades alejadas de la capital, como es el caso de

Santa Clara, a 300 kilómetros, gestores culturales locales han podido

dar cobijo a una población gay numerosa que hacía vida nocturna en el

parque central, atrayéndola hacia un espacio tolerante llamado El

Mejunje, con un proyecto social sustentado todavía en una fuerte

programación artística.

El Mejunje fue un lugar de culto para homosexuales cubanos, así como

para turistas curiosos que iban allí, desde los años 90, a observar la

"otra Cuba".

http://www.cubanet.org/noticias/ministro-del-interior-no-quiere-policias-gays/

Tags:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *