Los campos de concentración de Castro
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Nelson Rodríguez Leyva, un narrador olvidado

Nelson Rodríguez Leyva, un narrador olvidado
Felipe Lázaro | Madrid | 26 Mayo 2013 – 10:16 am.

Un año después de publicar su único libro, fue internado en la UMAP,
salió de allí por ‘enfermedad mental’, intentó secuestrar un avión y fue
fusilado a los 28 años.

Reinaldo Arenas dedicó uno de sus mejores libros Arturo, la estrella más
brillante (Montesinos, Barcelona, 1984) con un escueto: “A Nelson, en el
aire”. Esa enigmática dedicatoria, aclarada en una nota al final del
libro, significaba que dedicaba el libro a su amigo y colega de
escritura Nelson Rodríguez Leyva.

Los dos amigos nacieron en 1943 y en provincia o “tierra adentro”. Ambos
habaneros de adopción, apoyaron entusiasmados, como otros tantos miles
de jóvenes, los primeros años del proceso revolucionario desatado en la
Isla.

Rodríguez Leyva era de la provincia de Las Villas y había estudiado con
los Maristas. En 1960 fue maestro voluntario en la Sierra Maestra y
participó en toda la campaña de alfabetización que recorrió toda la
Isla. Desde muy joven escribía poesía y, sobre todo, narraciones breves.
Con veintiún años le publicaron su primer y único libro El regalo
(Ediciones R, La Habana, 1964) en una editorial estatal (dirigida en ese
momento por Virgilio Piñera) que pertenecía al periódico Revolución,
órgano del Movimiento 26 de Julio.

En 1965, Nelson fue internado en uno de los campos de concentración para
homosexuales —en la provincia de Camagüey— llamados UMAP (Unidades
Militares de Ayuda a la Producción). Pasado tres largos años en uno de
esos campos de trabajo forzado, Rodríguez Leiva consiguió la baja por
“enfermedad mental”. Ya en la calle se dedicó a sobrevivir en La Habana
de la Ofensiva Revolucionaria, de la microfracción y del lamentable
apoyo de Fidel Castro a la invasión de Checoslovaquia por los tanques
soviéticos. O sea, el fatídico 1968.

La trayectoria vital de este joven narrador, desde ese decisivo año
cubano hasta 1971, que es cuando se topa con su destino, es un misterio.
Reinaldo lo cuenta en la nota aclaratoria de la mencionada dedicatoria:
“Desesperado, en 1971, intentó, provisto de una granada de mano, desviar
de su ruta un avión de Cubana de Aviación, rumbo a la Florida. Reducido
y en trance de ser asesinado por las escoltas militares del avión,
Nelson tiró la granada que hizo explosión. El aparato aterrizó en el
aeropuerto ‘José Martí’ en La Habana. Nelson Rodríguez y su amigo y
acompañante, el poeta Ángel López Rubí —de 16 años de edad— fueron
fusilados”.

Más adelante precisa Arenas: “Una tercera persona, el escritor Jesús
Castro Villalonga, quien no iba en el avión pero conocía el plan, fue
condenado a treinta años de prisión…”

Nelson fue fusilado, con 28 años de edad, el mismo año que eran
detenidos en La Habana Heberto Padilla y su esposa Belkis Cuza Malé; el
mismo año de la autocrítica del autor de Fuera del juego, la expulsión
de Cuba del escritor chileno Jorge Edwards, declarado persona non grata
y la condena a 10 años de prisión del periodista francés Pierre
Golendorff. También es el año del lamentable y represor Primer Congreso
Nacional de Educación y Cultura., donde Fidel Castro anuncia la nueva
consigna cultural: “El arte es un arma de la Revolución”.

Rodríguez Leyva dejó inédito un libro de relatos sobre su experiencia de
los tres largos años pasados en las UMAP, manuscrito que fue confiscado
durante su detención por las autoridades castristas. ¿Dónde estará ese
manuscrito? ¿Existirá aún?

Nelson Rodríguez Leyva fue borrado, eliminado del panorama literario
cubano y, por ello, no aparece en el discutido Diccionario de la
Literatura Cubana (La Habana, I tomo,1980 y II tomo, 1984). Sus relatos
sí aparecen en el libro Cuba: una revolución en marcha (Ruedo Ibérico,
París, 1967) de los españoles Francisco Fernández-Santos y José
Martínez, antología de temática histórica y socio-económica donde
aparece una amplia selección poética y se antologa a diez narradores
cubanos de ese momento: Alejo Carpentier, José Lezama Lima, Virgilio
Piñera, Onelio Jorge Cardoso, David Camps, Guillermo Cabrera Infante,
Antonio Benítez Rojo, Jaime Sarusky, Jesús Díaz y Nelson Rodríguez Leiva.

Por suerte, ha quedado la oportuna edición de 1964 de su libro de
cuentos El regalo (que con toda seguridad se podrá consultar en alguna
biblioteca universitaria norteamericana).

En 1981, Reinaldo Arenas, ya exiliado en Nueva York, escribió un largo
poema dedicado a su amigo Nelson Rodríguez Leyva, incluido en su
poemario Voluntad de vivir manifestándose (Betania, Madrid, 1989).

http://www.diariodecuba.com/cultura/1369443111_3422.html

Tags: , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *