Los campos de concentración de Castro
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Muerte a la Cuba nocturna

Muerte a la Cuba nocturna
Martes, Junio 25, 2013 | Por Camilo Ernesto Olivera Peidro

LA HABANA, Cuba, junio, www.cubanet.org -Ana Lasalle y varios
entusiastas pandilleros “comecandelas”, asolaban El Vedado. La actriz y
furibunda comunista, empuñaba sus tijeras contra melenas y minifaldas.
Jóvenes a los que denominaban “enfermitos” caminaban en La Rampa bajo
riesgo. La tormenta depuradora que se desató en los centros
estudiantiles, entre 1964 y 1965, tenía presencia cíclica y las temibles
UMAP (Unidades Militares de Ayuda a la Producción) estaban en pleno
apogeo. “Que no se crean esos pepillitos que las calles de La Habana son
las de Miami”, había tronado Fidel Castro en su discurso en la
Escalinata Universitaria, el 13 de marzo de 1963.

También un 13 de Marzo, pero de 1968, Castro daba el pistoletazo de
arrancada para la denominada Ofensiva General Revolucionaria, con la
cual propinó el tiro de gracia al pequeño y mediano negocio privado y,
además, mató la vida nocturna en la capital y en todo el país.

Durante meses, solamente funcionaron el Club El Gato Tuerto y el Cabaret
Tropicana. La reapertura de los clubs y cabarets iba a producirse de
manera gradual, con horarios modificados. Pero durante las siguientes
décadas, la vida cultural y nocturna concluiría a la medianoche. De
acuerdo con la lógica del régimen, “el pueblo estudiante y trabajador
tenía que levantarse temprano en la mañana”. La recreación “no podía
estar reñida con la obligación de cumplir las innumerables tareas que
implicaban la construcción de la nueva sociedad socialista”.

En muchos cabarets, cuya programación variaba diariamente, el segundo
show comenzaba a la medianoche, o a la 1 de la madrugada. Con las nuevas
circunstancias, este segundo show fue modificado o eliminado entre
semana. Ello afectó seriamente las oportunidades de trabajo para los
artistas, agravadas aún más por el reforzamiento del control sobre las
empresas estatales de contratación para tales lugares.

Vale añadir que este golpe definitorio había sido precedido por otros.
Entre 1959 y 1961 fueron acalladas o eliminadas numerosas victrolas en
pequeños clubes, bares o cafeterías. Ya en junio de 1959, Guillermo
Álvarez Guedes expresaba su preocupación a la revista Bohemia. Su
empresa de discos Gema estaba teniendo problemas, como consecuencia del
acallamiento de las victrolas en varios lugares y establecimientos
públicos de la capital. Y decía Guedes al respecto: “No creo que la
revolución se haya hecho para convertir cada bar de esquina en un
cementerio”. Pero así fue.

Y por esta causa, en los años siguientes, decidieron emigrar muchos
artistas cuya vida profesional giraba alrededor de la vida nocturna
habanera. Entre una extensa relación de auténticas luminarias de nuestra
música popular, se cuentan Celia Cruz, Olga Guillot, La Lupe, Luisa
María Güell… La denominada Ofensiva General Revolucionaria cerró un
ciclo y fue el preámbulo de otros cierres y ostracismos.

En los meses posteriores a marzo de 1968, el público habitual de los
centros nocturnos, ya clausurados, deambulaba Rampa arriba y Rampa
abajo, intentando matar el tedio. Dar la vuelta a la torre central de la
Heladería Coppelia se combinaba con la terraza del El Carmelo de 23,
cerca de la intersección de esta Calle y Avenida de los Presidentes.
Otros lugares eran la terraza de la (hoy) cafetería de N y 21, que da a
la calle N, a un costado del Hotel Capri, o los concurridos jardines del
Hotel Nacional y el área donde estaba ubicada, en esa época, la Casa de
la Cultura Checoslovaca, en 23 y O.

En las capitales provinciales, el acatamiento de las directivas
oficiales fue igualmente radical. Cada ciudad del interior reprodujo el
esquema de las pequeñas poblaciones. La vida social quedó restringida a
darle la vuelta una y otra vez al parque principal, o a la espera de
algún evento o festividad como las célebres fiestas de quinceañeras.

Según los testimonios de quienes vivieron ese periodo, la vida cultural
y espiritual de la nación no ha vuelto nunca a ser la misma, a partir de
aquella ofensiva que mató a la Cuba nocturna.

Source: “Muerte a la Cuba nocturna | Cubanet” –
http://www.cubanet.org/articulos/muerte-a-la-cuba-nocturna/

Tags: ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *