Los campos de concentración de Castro
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Obreros de la nomenklatura

Obreros de la nomenklatura
Viernes, Agosto 16, 2013 | Por Lilianne Ruíz

LA HABANA, Cuba, agosto, www.cubanet.org.- Similar al tema de la
película Minority Report, de Steven Spielberg, donde se encarcelaba a
alguien por los delitos que aún no había cometido pero se suponía que
podía llegar a cometer, el Código Penal cubano vigente dedica varios
artículos al “estado peligroso y las medidas de seguridad”.

El índice de peligrosidad pre delictivo es algo que prácticamente no
existe en el mundo. Se traduce en aplicar una medida coercitiva en el
presente por algo que “iba a hacer” en el futuro. La población la llama
“ley de peligrosidad”. Es común escuchar: “le aplicaron el peligro”.

Vicente Rodríguez es un ex preso político que conoce esta ley por
haberla padecido en carne propia. Tanto hombre como mujer que va
sancionado por la ley de peligrosidad, cuando llega a prisión, lo que va
a estar dentro de las galeras son 21 días. Al cabo de ese tiempo, te
llevan para la 1580 u otros de los llamados “asentamientos” que tiene el
Estado.

Según la narración de Rodríguez, en estos “asentamientos” los presos
trabajan de lunes a domingo, construyéndoles los edificios a la gente
del Ministerio (del Interior), u otros intereses del Estado. Y con un
salario mínimo. La prisión tiene estos campamentos que son para la
“mínima”, para el “peligro”. El “peligro” (ley de peligrosidad) es
“mínima de calle”. Como no es delito, tú vas a prisión con un trabajo.
Como un trabajador preso.”

Rodríguez comenta que dicha ley no es más que una justificación para
encontrar fuerza de trabajo. Si el prisionero muestra una buena
disposición, es posible que una sanción de dos años resulte en libertad
condicional al cabo de ocho meses, o que de cuatro años se cumplan solo
dos. Analizando el fenómeno, no parece conveniente que se queden vacíos
los barracones. Si le dan la libertad a 25, tienen que entrar 25. Para
que hagan el trabajo, agrega Rodríguez.

Una buena parte de las edificaciones del país, después de 1959, las han
hecho los presos. Alamar, Barlovento, construcciones en Guanabacoa, en
el Cotorro, el hospital CIMEQ, asegura Rodríguez, que dice haber estado
en esta última cuando fue recluido en Valle Grande en el año 1983. Son
brigadas que ellos van sacando y le van dando estímulos, como pases para
visitar a la familia cada 45 días. Si te esfuerzas en el tiempo que
estás trabajando, te dan un pase de cinco días, no de tres. Los esclavos
están aquí mismo.

En un juicio por peligrosidad, la persona no tiene derecho a defenderse,
tiene un abogado que es decorativo. Parece que el juicio estuviera ya
hecho, que tú vas sancionado porque “los factores” dicen que tienes que
estar dos años privado de tu libertad.

Para eliminar la ley de peligrosidad del Código Penal, es necesario que
el Estado respete los derechos humanos y en particular el derecho de
toda persona a que se presuma su inocencia hasta que se demuestre lo
contrario.

Vicente Rodríguez Hernández, foto de Lilianne Ruiz
Vale aclarar que en el mundo existe el índice de peligrosidad post/
delictivo que consiste, por ejemplo, en que si una persona comete un
delito y se prueba que es un enajenado mental, no puede cumplir una
sanción pero es potencialmente peligroso; como ya cometió un delito se
teme que siga vulnerando los bienes jurídicos de la sociedad. Entonces,
se le aplica una medida, como el internamiento en un hospital.

Escritor Ángel Santiesteban ha caído en la red

Recientemente, al escritor Ángel Santiesteban lo trasladaron de la
cárcel 1580, donde cumplía una sanción de cinco años por supuesta
violencia doméstica –que el artista niega- para uno de estos
“asentamientos”. Según lo antes expuesto, es muy probable que el autor
del blog Los hijos que nadie quiso sea utilizado como constructor.

A través de terceras personas, su bitácora continúa activa desde la
cárcel, de manera que por él podría informarnos sobre estos campos de
trabajos forzados que tanto recuerdan a las tristemente célebres
Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), implementadas por el
castrismo en sus primeros años.

Source: “Obreros de la nomenklatura | Cubanet” –
http://www.cubanet.org/articulos/obreros-de-la-nomenklatura/

Tags: , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *