Los campos de concentración de Castro
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Cuánta hipocresía – ahora se atreven a hablar de amor

Cuánta hipocresía: ahora se atreven a hablar de amor
febrero 17, 2016 12:06 pm·

Cerro, La Habana, Rogelio Travieso, (PD) Sería necesario, para los que
se vanaglorian aun del fracasado socialismo cubano, eliminar la estrofa
de la Internacional que expresa: “¡Ni Cesar, ni burgués ni Dios!”.

Fidel Castro se impuso como un César o mucho más, pues para él, en el
ejercicio del poder, muy poco significaban el Partido Comunista y la
Asamblea Nacional. Todos debían cumplir su voluntad sin réplica alguna.

Los integrantes de la cúpula verde olivo son los nuevos burgueses.
Fueron los mismos que reprimieron y discriminaron hasta la saciedad a
los practicantes de creencias religiosas.

Es algo poco creíble, hipócrita y ridículo que hoy quieran aparentar una
reconciliación con las instituciones religiosas y las máximas figuras de
estas.

Hubo mucha hipocresía en el encuentro celebrado en La Habana entre el
Papa Francisco, el Patriarca Ortodoxo Kirill y el jefe de Estado cubano.

¿De qué paz, unidad y lucha en favor de los pobres se puede hablar,
cuando la mayoría del pueblo cubano es discriminado y excluido por la
Constitución de la República y las leyes cubanas?

En Cuba hay derechos para los extranjeros que se niegan a los
nacionales, que son explotados por una instrumentación salarial despiadada.

En Cuba se llevó a cabo una lucha armada contra una dictadura que había
dado un golpe de estado y violado la Constitución de 1940 y la
institucionalidad democrática. Después de más de seis años de lucha, se
impuso un sistema antidemocrático que se alió a la URSS y el comunismo
internacional.

¿Es que el Patriarca Kirill y el Papa Francisco no leído la Constitución
cubana? De hacerlo, podrán comprobar su carácter excluyente e
ideológico? El Artículo 62 de esta Constitución dice que todo lo que se
oponga al socialismo es punible por la ley.

¿El Papa y el Patriarca ruso desconocen los horrores de Lenin, Stalin y
demás dictadores comunistas? ¿Ignoran que el comunismo ha costado más de
100 millones de muertes a la humanidad?

Quienes gobiernan, y la prensa oficialista, se comportan como si los
cubanos de más de 60 años hubieran olvidado todos los engaños y
manipulaciones para no celebrar elecciones libres después de 1959?

Cuando tomaron el poder en 1959, Fidel Castro aún no había cumplido los
33 años y su hermano Raúl tenía 28. Fidel Castro cumplirá 90 años en
agosto, y su hermano, los 85 en junio. Y todavía están en el poder.

¿Por qué los cubanos no podemos elegir al Presidente de la República?

Los cubanos de más de 65 años no han olvidado la cacería contra
religiosos y desafectos al régimen revolucionario, la vigilancia en los
barrios por los Comités de Defensa de la Revolución que chequeaban a los
vecinos por sus ideas.

¿Es que ya se olvidó aquel cuestionario cuéntame tu vida en los centros
de trabajo o de estudio donde preguntaba si tenía creencias religiosas y
familiares en el extranjero? Si se comprobaba que eras religioso o que
tenías relaciones con desafectos, no eras aceptado en muchos trabajos ni
podías cursar estudios superiores.

¿Se olvidaron de los campamentos de las UMAP donde encerraban, por ser
desafectos a la revolución, a religiosos y homosexuales?

¿No recuerdan los discursos de Fidel Castro donde arremetía contra los
que se iban del país, cuando expresaba: Que se vayan, no los queremos,
no los necesitamos?

¿Recuerdan los mítines de repudio cuando los sucesos de la embajada de
Perú y Mariel?

¿Ya olvidamos que a todo el que se iba del país les quitaban todas sus
propiedades?

¿Ya olvidaron los tiempos en que el Partido Comunista y las
organizaciones de masas influían para eliminar los días de las Madres y
de los Padres, el Día de los Enamorados, la Navidad, el Día de Reyes,
etc.? Decían que eran costumbres anglosajonas, burguesas, de la sociedad
de consumo, bla, bla, bla?

¿Es que se desconoce que los disidentes son echados de los centros de
trabajo para que se mueran de hambre ellos y su familia?

¿Acaso los mítines de repudio, no continúan contra las Damas de Blanco,
los disidentes y los periodistas independientes?

Con lo ocurrido en los últimos 57 años, ¿podrá ser real y justo
catalogar a Cuba como un país de paz?

Es lamentable, cruel e hipócrita.

El cacique Hatuey fue sentenciado a la hoguera. Un fraile franciscano le
dijo que como mejor podía morir, era hacerlo como cristiano y que para
ello, debía ser bautizado. El cacique respondió que para qué iba ser
bautizado, y que si los que lo quemarían irían al cielo, él no quería ir
donde iban ellos.

Si en Cuba no son cambiadas la Constitución y las leyes, para que todos
los nacionales sean lo primero y no existan exclusiones, no podremos
tener la Patria que soñó el apóstol de la independencia, “una Patria Con
todos y para el bien de todos”. De lo contrario, no se podrá pensar en
paz y justicia.

En el presente, sería más honesto no mencionar la palabra amor, pues se
carece de ella.

rotravep@gmail.com; rogeliot@nauta.cu; Rogelio Travieso
*Partido liberales de Cuba.

Source: Cuánta hipocresía: ahora se atreven a hablar de amor | Primavera
Digital –
primaveradigital.net/cuanta-hipocresia-ahora-se-atreven-a-hablar-de-amor/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *